Entrevista a Luis Felipe Fernández

Luis Felipe Fernández Fernández es el Director técnico de Ecolagunas S.L. Para conocer su opinión sobre algunas cuestiones en relación al tratamiento de aguas residuales le hemos hecho una pequeña entrevista.

¿Qué puede aportar a la sociedad un tratamiento sostenible del agua residual?

El concepto de sostenibilidad en general representa la garantía de que los procesos propios de la actividad humana se puedan mantener en el tiempo. El agua, como a todos nos enseñan desde muy pequeños, es un elemento imprescindible para la vida, y debe estar libre de contaminantes para que podamos hacer uso de ella.

Con sistemas de depuración que no sean sostenibles, no garantizamos poder seguir disponiendo de este recurso. Cuando esto sucede, -en algunas partes del mundo ya no pueden acceder a agua dulce limpia- la consecuencia es pobreza, enfermedades, guerras y finalmente el abandono del área por la población.

Así pues, la aportación de los sistemas sostenibles de depuración es muy importante, yo diría que trascendental.

¿Cómo se solucionan habitualmente los problemas del agua en las ciudades?

En los países desarrollados cada persona hace uso de una enorme cantidad de agua a diario. En nuestro país, solamente para consumo directo en nuestros hogares, utilizamos una media de 220 litros/ por habitante y día. Hasta ahora, salvo excepciones poco significativas, la tomamos de los depósitos naturales de agua dulce, como ríos, lagos, acuíferos subterráneos, fuentes, etc. Una vez obtenida, tras un proceso de potabilización en instalaciones destinadas a ello, pasa a la red de distribución, que consiste en un sistema más o menos complejo de depósitos reguladores, tuberías, estaciones de bombeo, etc.

En los países desarrollados cada persona hace uso de una enorme cantidad de agua a diario

Una vez utilizada, es ya agua residual. Debido a que es imperativo devolverla depurada a la naturaleza, debemos someterla a procesos con ese fin , los cuales tienen lugar en la  estaciones depuradoras de agua residual o EDAR.

¿Que es Ecolagunas?

Somos una empresa especializada en el diseño, construcción y mantenimiento de depuradoras de aguas residuales mediante sistemas basados en el empleo de  lagunas y humedales construidos para los procesos de depuración.

Hay distintas maneras de referirse a estos sistemas, como “sistemas extensivos”, ”sistemas blandos”, etc. Pero todos ellos tienen en común que se basan en imitar los procesos que tienen lugar en los humedales naturales, lagos, ríos etc; los cuales hasta hace muy poco eran los que se encargaban de limpiar el agua. Eran y, en gran parte siguen siendo, los riñones del planeta.

La principal característica que los diferencia de las depuradoras “intensivas”  es que la energía para los procesos de depuración procede en su mayor parte de la propia naturaleza , del sol y de la gravedad, en lugar de proceder de la industria energética.

¿Como aborda Ecolagunas un proyecto?

Lo primero es conocer las necesidades que debemos resolver. Para ello tenemos que saber por un lado, cuál es la calidad y procedencia del agua residual que va a llegar a la instalación (urbana, industrial, lixiviado, minería, etc.) y por otro el caudal a tratar.

Con estos datos podemos elaborar una propuesta inicial que sirve para informar a nuestro cliente sobre el coste aproximado de construcción y de la necesidad de espacio para su ubicación.

Una vez que el promotor decide llevarla a cabo, elaboramos el correspondiente proyecto de obra, en el que ya se analizan con mas detalle las posibles alternativas hasta adoptar la mas conveniente, de acuerdo a los intereses del propietario de la obra. A partir de ahí, se elabora el resto del proyecto y a continuación podemos hacer también la obra cuando así nos lo requieren.

Terminada la obra, hacemos el mantenimiento durante el primer año con el fin de garantizar que el rendimiento es el esperado.

¿Cuáles son los planes de futuro de Ecolagunas?

A medio plazo nuestra ilusión es que se nos conozca en el mercado nacional ya que estamos convencidos de las bondades del uso de estos sistemas, tanto en núcleos de población como en industrias, especialmente en la industria agroalimentaria y minería.

Por otro lado, formamos parte como socios del proyecto “Life+ Regenera Limia”, en el que nuestro papel es desarrollar una planta de tratamiento de purín de cerdo en bruto. Esperamos construir y probar una planta piloto durante los próximos meses.

¿Qué tecnología es la más utilizada dentro de los proyectos Ecolagunas

Para los humedales, utilizamos principalmente el sistema denominado FBATM (Forced Bed Aereation), en español humedales de aireación forzada.

¿Qué ventajas tiene la aplicación de estas tecnologías?

La principales mejoras que introduce sobre los humedales tradicionales son que:

  • Reduce significativamente la necesidad de espacio
  • Se reducen los costes de construcción de la planta
  • Aumenta el rendimiento, permitiendo así su uso para mas tipologías de aguas residuales

¿Cuáles son las aplicaciones principales de los sistemas de depuración sostenible?

Como antes comentamos, el sistema de aireación forzada nos permite tratar aguas de muy diversa procedencia. Quizás los más relevante sea para pequeños y medianos núcleos de población, industria agroalimentaria (bodegas, procesos lácteos, almazaras, industria del envasado de frutas y verduras…), minería, lixiviados de vertederos, etc.

¿Qué dicen las normativas al respecto?

La normativa exige que todas las aguas sean devueltas al dominio público hidráulico, es decir al medio natural, después de ser tratadas. A partir de aquí, cada organismo de cuenca con competencias en cada lugar, fija unas condiciones sobre la calidad del vertido, que como mínimo han de ser las que figuran el Real Decreto 849/1986, de 11 de abril, del Dominio Público Hidráulico.

Todas las instalaciones de depuración deben contar con la autorización de vertido emitida por el organismo de cuenca y están sujetas a inspección con el fin de comprobar el cumplimiento de los requisitos exigidos para cada caso.

¿Cómo funcionan estas soluciones en Europa?

El empleo de humedales en la depuración de aguas residuales nace en Alemania en los años sesenta de manos de la Dra. Käthe Siedel, en el Instituto Max Planck, a la que sus compañeros llamaban cariñosamente “Espadaña” Kate por su defensa del papel de estas plantas acuáticas en la depuración de las aguas. A partir de entonces su empleo se ha ido extendiendo a Europa y al resto del mundo, de tal forma que en algunos países es el sistema mas utilizado para los núcleos de menos de 5.000 habitantes, como es el caso de Inglaterra o Francia en donde existen en funcionamiento varios miles de instalaciones.

En el caso concreto de la tecnología que nosotros proponemos, es una patente que en Europa se ha empezado usando en el Reino Unido, pero que se ha extendido ya en Holanda, Bélgica, Francia, Dinamarca o Italia y esperemos que también lo haga en España.

¿Cómo es el proceso habitual para implantar un sistema de estas características?

En este aspecto, el proceso es similar al de cualquier otra obra. Una vez que tenemos un proyecto, debemos obtener los permisos y licencias necesarios antes de comenzar su ejecución y una vez que las obras hayan finalizado, o incluso durante su construcción, se debe tramitar la correspondiente autorización de vertido tal como comentamos antes.

A partir de aquí es necesario atender a algunas tareas periódicas de mantenimiento y explotación que en el caso de los humedales son muy sencillas, realizables por operarios sin formación específica. Además, se debe cumplir la exigencia de control de calidad de vertido mediante la realización de al menos dos análisis al año de agua depurada en un punto de toma de muestras previo a su vertido al medio.

¿De que cuantía económica hablamos cuando nos referimos a estos proyectos? Y como se comparan con los sistemas tradicionales?

Son más económicos que las instalaciones convencionales intensivas y como es obvio, dependen principalmente del volumen y calidad del agua a tratar. Por poner un ejemplo para un núcleo de 150 he (habitantes equivalentes) puede costar en torno a 55.000€. y para un núcleo de 2.000 habitantes en torno a 250.000€.

Pero el aspecto que mas llama la atención es la diferencia de los costes, en el que se obtienen resultados impresionantes. Por ejemplo, para una instalación para 1.000 habitantes el coste de operación y mantenimiento es de 0.06 €/m3 de agua tratada mientras que una EDAR intensiva, para una instalación similar, tiene unos costes en torno a 0,45 €/m3, es decir un coste 6,5 veces mayor.

Esto último es un factor que enlaza con la cuestión de la sostenibilidad y que los alcaldes y empresarios agradecen mucho, ya que en definitiva, la sostenibilidad también ha de ser económica, puesto que las depuradoras que no se pueden atender por sus elevados costes de operación, acaban por funcionar mal o en el peor de los casos por quedar abandonadas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.