Cuál es el impacto real en el medio ambiente de una instalación de depuración sostenible? Cuál es la repercusión de hacer una gestión eficaz del agua?

Con el objetivo de dar respuesta a estas dos preguntas Ecolagunas y la empresa Ecoterrae acaban de formalizar un acuerdo de colaboración para impulsar los métodos de gestión sostenible del agua y trasladar a la sociedad los beneficios reales de estas apuestas.

Introducción a la huella hidrica 

Ecoterrae realiza el cálculo de la Huella Hídrica / Huella de Agua de organizaciones, procesos, productos, etc. para sendos esquemas que, en conclusión, analizan los impactos al medio de la utilización del agua, asociados a su consumo o a su contaminación.

Es conveniente diferenciar ambos términos: mientras que la Huella Hídrica evalúa el uso de agua directo e indirecto, tanto consumida (azul y verde) comocontaminada (gris), asociado a un sistema (organización, proceso, producto, nación, etc.), la Huella de agua cuantifica los impactos ambientales potenciales relacionados con el agua, ocasionados por un producto, un proceso o una organización. Ésta última no es un por tanto un indicador sino un grupo de indicadores, que pueden enfocarse en escasez, ecotoxicidad, acidificación, etc.

En ambos casos se evalúa la sostenibilidad del impacto producido tras el cálculo, que se basa en el Análisis de Ciclo de Vida del ente analizado. Mientras que la Huella Hídrica fue desarrollada por la Water Footprint Network en 2009, el concepto de Huella de Agua ha sido desarrollado más recientemente por la norma ISO 14046:2014.

Mediante estas herramientas puede por tanto analizarse el impacto de una organización y/o sus procesos asociados, a las masas de agua utilizadas, y por tanto posteriormente poder tomar medidas que mitiguen este impacto. Igualmente, podrán comunicarse las acciones tomadas en estos términos, con el objetivo de difundir la información entre los grupos de interés, clientes, etc.

A partir de ahora todos los proyectos desarrollados por Ecolagunas incorporarán el cálculo del impacto de la huella de carbono y la huella hidrica dónde se destacarán la diferencia entre la utilización de métodos convencionales y métodos sostenibles. Este paso se suma al paquete de medidas qué propone habitualmente Ecolagunas entre los que se incluye como bandera principal una garantía de 5 años sobre los procesos de depuración, un escaso impacto en el entorno y la eliminación total de olores y costes de mantenimiento.


Huella de Carbono

La término Huella de Carbono hace referencia a la cuantificación de los Gases de Efecto Invernadero (GEI) que emite una organización para desarrollar su actividad, o que se emiten durante el ciclo de vida de un producto o durante la ejecución de un proyecto. De esta forma, y en cuanto a la huella de carbono de organización, el estudio comprenderá las emisiones directas de la organización por el consumo de combustibles fósiles tanto en fuentes fijas como móviles (Alcance 1), las emisiones indirectas por el consumo de energía eléctrica (Alcance 2) y otras emisiones indirectas que no son competencia de la propia organización, tales como el consumo de materiales, los viajes de negocio, el transporte de empleados al centro de trabajo, etc.

En cuanto a la huella de carbono de producto o proyecto, esta comprenderá las emisiones anteriormente descritas para todo el ciclo de vida de dicho producto o proyecto, pudiéndose delimitar dicho ciclo en función del interés del estudio, siendo normalmente de la cuna a la tumba.


Huella Hídrica y del Agua

Por Huella Hídrica se entiende el volumen total de agua dulce utilizado para producir los bienes y servicios que habitualmente consumimos. Es una variable necesaria que nos dice el agua que nos cuesta fabricar un producto o llevar a cabo un servicio, y se mide en unidades de volumen (litros o metros cúbicos) por unidad de producto fabricado o servicio consumido. Consta de tres sumandos segregados por color, siendo la huella hídrica verde la fracción de agua evapotranspirada por plantas que proviene de agua de lluvia o nieve que se habrá almacenado en el suelo en caso de no haber existido esa evapotranspiración; la huella hídrica azul referente al agua consumida (se entiende por esto vertida al mar, integrada a un producto o evaporada) procedente de fuentes naturales o artificales por infraestructuras o instalaciones operadas por el hombre y, por último, la huella hídrica gris que incluye el agua contaminada en los procesos y que es necesario diluir antes de su vertido al final del proceso. Asimismo, se lleva a cabo un análisis de sostenibilidad en el que se evalúan los impactos sobre el agua para, posteriormente, diseñar un plan de mitigación de dichos impactos.

Por otro lado, un estudio de Huella de Agua consiste en el análisis del impacto de una empresa, producto o servicio en los recursos hídricos locales a nivel geográfico y temporal, así como en el establecimiento de medidas que permitan reducir estos impactos. Para ello, dicho estudio sigue las fases de (I) Establecimiento de objetivos y alcance, (II) Cálculo del Inventario de Huella de Agua, (III) Evaluación de impactos del inventario establecido y (IV), desarrollo de la estrategia de mitigación de dichos impactos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.