Como suma de lo anterior llegamos a un sistema eficaz, de reducidos costes tanto en implantación como en explotación y que se integra perfectamente en el medio, sin generar malos olores ni proliferación de insectos.

Los humedales artificiales con aireación forzada FBATM permiten reducir el espacio necesario para su construcción en relación con sistemas extensivos puros y por lo tanto los costes de construcción también se reducen notablemente.

Tratándose de un sistema natural los costes de explotación y mantenimiento son escasos ya que no requieren control constante, el personal no es necesrio que tenga una cualificación especial o grandes conocimientos y el consumo energético es casi nulo.

Además la integración paisajística es absoluta, pudiendo ser parte incluso del diseño de jardines o zonas verdes y al no producir olores ni proliferación de insectos no es molesto estar cerca.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.